La Santa Compaña

Santa CompañaNos vamos acercando ya al invierno y los días se van acortando más y más. En la Galicia rural de hace años, era el momento en que la familia pasaba más horas reunida en torno a la lareira. Y como no había ni televisión, ni radio, ni revistas, era el momento de disfrutar de la tradición oral. De esa manera los abuelos y las abuelas comenzaban a contar al resto de la familia sus recuerdos, sus experiencias y lo que les habían contado a ellos sus antepasados. Y entre esas historias estaba siempre presente, de una u otra manera, la Santa Compaña. Es una comitiva de almas en pena que vaga por las zonas boscosas de Galicia. En las noches particularmente brumosas de noviembre, en que los bosques se cubren de niebla, es cuando su presencia, como una comitiva de luces titilantes, se hace patente. Y aunque es invisible para los vivos, su presencia se siente por el olor a cera, un ligero viento y el temor que manifiestan los animales domésticos de la casa. Aunque también hay personas con dones especiales que pueden verla: son fundamentalmente los niños que por un error del cura, al ser bautizados, recibieron el óleo de difuntos.

Su presencia no sólo se limita a Galicia. En Asturias se conoce con el nombre de La Güestia. En León existe la hueste de ánimas mientras que en Zamora es la estadea, una mujer que vaga por los caminos y cementerios.

La popularidad de la Santa Compaña y su identificación con Galicia es tal que muchos creadores de diversas ramas artísticas dedicaron sus temas a esta fantasmal aparición. El grupo musical “Los Suaves”, por ejemplo, tienen un álbum llamado “Santa Compaña”. La película “El liguero mágico”(1980) de Mariano Ozores cuenta, con su particular visión, la leyenda de la Santa Compaña. Pero quizás sea “El bosque animado” (1987) de José Luis Cuerda, la película que recoge la mejor escena de nuestra Santa Compaña. El grupo vigués, puntero en la movida madrileña, “Golpes Bajos” también tiene un tema con este título, igual que la banda de heavy metal “Vendaval”.

Os dejamos con “A estadea”, un cortometraje del año 2010, donde se cuenta el encuentro de un grupo de jóvenes con la espectral aparición.