Los regalos de Navidad

Regalos de NavidadComo dice el anuncio, “ya está aquí la Navidad”. Y con ella la parte más comercial reflejada en las aglomeraciones en los centros y áreas comerciales, en las aperturas del comercio en los días festivos, en la constante publicidad en los medios de comunicación… Es el tiempo de regalos por excelencia, y el que más y el que menos sucumbe a esta tradición. Pero el regalo navideño no es en sentido estricto una costumbre de la Navidad cristiana. Sus orígenes vienen de más atrás, de la tradición pagana. Se puede considerar a las Saturnalias, las fiestas en honor del dios Saturno, durante el solsticio de invierno, como las fiestas antecedentes de las Navidades cristianas. En esas celebraciones, que duraban siete días, se suspendían las guerras, se liberaba a los esclavos, se detenía el comercio y se obsequiaban regalos. Cuando se cristianizaron estas fiestas, se adoptaron algunas de estas costumbres, entre ellas la de los regalos.

En los primeros tiempos, hasta el siglo XII aproximadamente, los regalos se hacían en la noche del 24 de diciembre ya que la Iglesia contrarrestaba así las celebraciones paganas del solsticio de invierno. Posteriormente, como consecuencia de los conflictos de calendarios en la fecha de la Navidad, entre la Iglesia Oriental y la Occidental, se acordó que la Nochebuena y la Navidad (la madrugada del nacimiento de Jesús) fuese la fiesta sagrada, y la Epifanía (el día que Jesús se da a conocer) la festividad menos solemne de las ofrendas, o sea, el día de hacer los regalos.

Fue el siglo XIX el que trajo el regalo como tradición navideña tal y como ahora la conocemos. Si leemos a Charles Dickens veremos que todos los elementos actuales -el árbol, la fiesta de Nochebuena, los regalos de Navidad- figuran ya en sus obras.

En España hasta no hace tantos años, no existía la tradición de los regalos de Navidad, y se mantenía como día señalado para esto el Día de Reyes. Sin embargo, las costumbres del norte de Europa y la presión comercial hicieron que el día de Navidad fuese también día de regalos, pero manteniendo el 6 de enero, sobre todo para los más pequeños.

Es de suponer que con las circunstancias económicas en la actualidad, los regalos van a disminuir, quizás en cantidad y valor, pero estamos seguros de que la tradición se va a mantener.  Así que, ¡muchas felicidades a todos y que recibáis muchos regalos!