El origen de los restaurantes chinos en España

Comida chinaEspaña se caracteriza por su buena y variada cocina, y mucho tiene que ver en ello la calidad de sus productos. Galicia es uno de los referentes en oferta gastronómica. Pero cada vez más, sobre todo en las grandes ciudades, es frecuente encontrar otro tipo de cocinas, de otras latitudes y con ingredientes y maneras de preparar los productos totalmente distintas a lo que estamos habituados. Y así ya no nos sorprende viajar y ver restaurantes de cocina peruana, hindú, argentina, turca… Aunque, exceptuando la comida italiana, hemos de reconocer que hasta hace bien poco la única comida internacional que encontrábamos, salvo excepciones, era la china.

Quizás sean los restaurantes chinos los más comunes en España, porque los encontramos en cualquier ciudad y cualquier pueblo. Pero ¿cuál fue el primer sitio de comida china en nuestro país? Pues es curioso saber que su origen está ligado a la artista de variedades y empresaria de espectáculos Manolita Chen. Su marido era un ciudadano chino, Chen Tse-Ping, y en los años cincuenta y sesenta era raro encontrar orientales en España. Prueba de ello fueron las dificultades que tuvo Sam Bronston para encontrar extras asiáticos con los que rodar la película “55 días en Pekín” en 1963, rodada en las afueras de Madrid. De hecho, según contaba posteriormente Charlton Heston, en aquel verano fue muy difícil encontrar una comida china decente en ninguna capital de Europa, ya que todo el personal de los restaurantes estaban rodando la película.

Tse-Ping siempre mantuvo los lazos con su Zhejiang natal. Donó grandes cantidades de dinero y dio trabajo a varios paisanos suyos, entre ellos a un hermano, conocido como “Tío Ling”, que comenzó a trabajar en el Teatro Chino de Manolita Chen. El “Tío Ling” había dejado un hijo en China y cuando fue posible, gracias a la flexibilización de las normas de salida, lo trajo a España. Aquel chico, Chen Diguang, fue el primer ciudadano de la República Popular China que emigró directamente a España. Y a él fue a quien se le ocurrió montar un restaurante en Madrid. Así que antes de iniciar la aventura empresarial, trabajó un tiempo en un restaurante de una familia taiwanesa, que en aquellos tiempos también hacían algunos platos chinos. Una vez que conoció los entresijos del negocio, se lanzó a abrir el restaurante Gran Muralla, en 1975, que se convirtió en el primero de una serie de locales. Cada poco tiempo llegaban nuevos cocineros de China, que aprendían los platos que más funcionaban en España, y se marchaban para abrir otros locales en otros puntos de la geografía.

Chen Diguang fue el inventor del menú chino-español, platos de ingredientes que “parecían chinos” -pollo con almendras, arroz tres delicias o rollitos de primavera”- que respondían al gusto nacional por los fritos o ensaladas (que no existen en China).

Y así fue la curiosa historia del inicio de la comida china en España. Afortunadamente, hoy en día es posible encontrar ya establecimientos con auténtica gastronomía de ese país oriental aunque no por eso debe desmerecerse el trabajo de estos emprendedores.